7 abr. 2012

EL APRENDIZ DE GURÚ

En su etapa final el desencanto suele infligirnos un dolor visceral; no existe cambio sin una cierta dosis de sufrimiento. Yo todavía espero esa herida que me mate.

No hay comentarios: