9 jul. 2012

EL APRENDIZ DE GURÚ

Con frecuencia, la suerte de un empleado público no depende de su eficiencia laboral, sino del estado de ánimo de su jefe. En ese sentido, debe más su salario a la esposa del funcionario, que a sus años de preparación y experiencia.

No hay comentarios: