3 ene. 2012

CUENTOS PARA LEER EN EL METRO

DIOS ENCAMPANADO  
Érase una vez una chichigüita con una hilera de cielo azul como cola. Un buen día, Dios, molesto ante tanto atrevimiento, arrojó sobre la chichigüita una bocanada de su viento celestial, y no se volvió a saber de ella hasta que encontraron su cadáver colgando de un cable eléctrico.

No hay comentarios: