7 may. 2012

EL APRENDIZ DE GURÚ

Poner en evidencia la incapacidad de nuestro adversario no supone mérito alguno. Cuando ante cada desacierto señalado ofrezcamos una solución, allí donde el mediocre solo exhibe su retórica o su condición de advertido, estaremos cerca de la grandeza.

No hay comentarios: