12 may. 2012

EL APRENDIZ DE GURÚ

La mejor manera de evitar que el odio que sentimos hacia los demás corrompa nuestro espíritu es reducir al mínimo su intensidad; así, si de manera inevitable llegara a revertirse contra nosotros, el amor será lo único que nos afecte.

No hay comentarios: