28 may. 2012

Cuando el placer y el deseo son mayores que las exigencias del deber, es reconfortante cualquier fuerza externa superior a nosotros que nos impida cumplir con nuestra obligación, y la voluptuosidad aumenta al sabernos exonerados de culpas por la impotencia.

No hay comentarios: