22 oct. 2012

EL APRENDIZ DE GURÚ

La decadencia moral, la falta de credibilidad en las instituciones y la pobreza degradan a los ciudadanos a un estatus de «desechables sin nada que perder», una invitación tentadora a la rebelión, como única alternativa de supervivencia, y, en muchos casos, a la anarquía, sin más aspiración que la de tomar el control sobre la muerte inevitable.

No hay comentarios: